¿Qué es el envasado al vacío?

 
El envasado al vacío consiste en extraer el oxígeno del envase que contiene el producto. De esta manera se evita la oxidación y putrefacción de la carne, prolongando su vida útil sin la utilización de ningún tipo de conservantes.
El 90% de nuestros cortes se comercializan con este proceso.
 

El proceso:

El desposte de la carne envasada al vacío se hace en salas de altos estándares de calidad, con condiciones adecuadas de refrigeración, garantizando una higiene, que difícilmente puede otorgar un establecimiento tradicional de venta minorista. 
 

Beneficios de la carne envasada al vacío:

Al conservar los alimentos al vacío no se alteran las propiedades químicas ni las cualidades organolépticas (color, aroma, sabor) a excepción de la carne, cuyo color se ve alterado al envasarla de este modo. La carne envasada al vacío madura y mejora su calidad
El proceso de maduración de la carne no requiere de oxigeno. Por lo tanto, la carne envasada al vacío puede madurar gracias a las enzimas naturales que posee durante el almacenamiento.
La carne no pierde su calidad en terneza; al contrario, al ser guardada en cámaras varios días al vacío y a temperaturas entre 0 y 1 ºC (en heladera, no freezer) se vuelve más tierna debido a la acción de las propias enzimas de la carne.
Posibilita comer el producto luego de un mayor período de almacenamiento. 
Estabiliza el sabor y frescura de la carne, ya que no hay mermas por pérdidas de líquidos o grasas. 
Crea un sistema de resguardo ante cortes en la cadena de frío.
 

Recomendaciones:

La vida útil de la carne es de hasta 90 días, mantenida a una temperatura media que va de -1° C a + 4° C. La carne envasada al vacío toma un color púrpura, por la falta de oxígeno. Al abrir el paquete y airear la carne, vuelve a recuperar su color rojo brillante original.
Es importante que antes de preparar una carne envasada al vacío, se deje reposar abierta una media hora para que, en contacto con el oxígeno, recobre su color característico.
Al abrir la bolsa de la carne envasada al vacío, se podrá apreciar un suave olor a ácido láctico. Esto se debe al confinamiento de gases generados por la carne y las bacterias lácticas. Este olor es indicativo de que el producto está envasado correctamente y en óptimas condiciones de consumo, y desaparecerá al cabo de pocos minutos. 
Si ha congelado la carne y desea cocinarla, descongélela lentamente con anticipación, idealmente en la heladera o a temperatura ambiente. Nunca descongele la carne en el microondas, con agua caliente o directamente sobre el fuego, ya que perderá irremediablemente su calidad original de terneza, jugosidad y sabor.
 
HACE TU PEDIDO POR WA